lunes, 21 de julio de 2008

20 años

Hace 20 años te conocí,
llegaste a mi vida en medio de la tormenta,
te abracé en silencio,
pues las lágrimas no paraban de caer.

Viniste con mucha fuerza,
en medio de un batallar casi interminable
de dolor, cansancio y ansiedad,
pero venciste y dijiste...
aquí estoy.

Las circuntancias nos alejaron,
el dolor de la separación persiste,
no hay calma posible
en mi alma ni en mi corazón.

Recuerdo tu abrazo suave,
tus ojos azules como petroleo
brillantes como luceros en la noche,
y tu boca rosada como granate.

Tu piel tibia, delicada,
tus manos aferrándose a mi pecho,
fundidas en un gesto indescifrable,
pues la partida ya se presentía.

Alejarte de mí ha sido morir en vida,
adivinar cada día donde estarás,
esperar en Dios que pronto volverás,
y poderte decir:
te amo vida mía.

Cada una de mis lágrimas que brota de mi alma,
han sido mustias y a oscuras,
intentando lavar mi corazón
de tanto dolor y sufrimiento.

Cambiaste sin lugar a dudas,
mi sentir y mi vida entera.
Me enseñaste el valor de amar,
de sacrificio y entrega.

Algún día espero poderte abrazar de nuevo
y poderte contar como ha pasado el tiempo,
despejar las nubes en el firmamento,
y darle sentido a lo que no comprendo.

Veinte años, han sido muy largos,
muy difíciles sin tí a mi lado,
y no hay como recuperar los pasos,
ni los abrazos ni los espacios,
que han pasado sin dilación.

De algún modo a mi corazón,
siempre estarás ligada,
no hay manera posible de alejarte,
pues tienes lo que me falta
para sentirme libre
de mi propia prisión.

Hoy que es tu cumpleaños,
le ruego a la vida te llene con creces,
te lleve con la luna mi amor y mis besos,
aunque ya no eres mi niña de brazos

Le pido a la vida misma,
que cuide de tí,
que ilumine tu camino
y algún día,
te traiga de vuelta a mí.

1 comentario:

Arann dijo...

Quiero decirles que es un texto lleno de Amor, sensibilidad y melancolía.
Me agradó que acabase en esperanza...

Felicidades al autor !!