miércoles, 18 de marzo de 2009

La estrellita

Un dia , hace mucho tiempo, te vi sentadita en el borde de una roca. Los pies colgando moviendose alegremente rozando las olitas que llegaban. Hoy hace un hermoso dia en nuestro lugar y digo nuestro porque lo descubrimos por casualidad y desde entonces la arena acojió nuestras huellas innumerables veces. Es un poco tarde. El Sol desciende a besar las aguas del horizonte y algunas estrellitas timidas ya asoman saludandote divertidas.

Me pediste que viniera y aunque tuve que escabullirme de la abuela, que ya queria meterme en la cama, no podía faltar a la cita. Eres mi amiga y a los amigos no se les deja plantados.

Me acerco, mirandote, aunque tu estas un poco ensimismada con los brillitos que el Sol va tejiendo sobre el agua y casi puedo adivinar como se reflejan en tus ojos las estrellitas del cielo, pero ... ¿estas triste?

Ay, me da un vuelco el corazón ... me acerco corriendo y de un salto me siento a tu lado mirandote fijamente a los ojos. Están humedos. ¿que te pasa Patricia? dimelo ... ¿ha sido tu papa? ¿o tu hermano el bruto que te ha vuelto a pegar? dimelo y voy y le parto la cara.

El silencio y una lagrime fueron las respuestas que encojieron mi corazon. Muchas veces hemos jugado en esta misma orilla a princesas y dragones y yo, con mi refulgente armadura te salvaba del terrible mago Caradeberenjena y te llevaba a tu castillo en mi caballito blanco, pero hoy ... hoy no se que hacer y suavemente solo te tiendo mi mano. El roce de tus deditos está cargado de un cariño inmenso y la aprieto con fuerza, como si quisiera escurrir todas tus lagrimas en mi propia mano.

Mira, te digo, ya las estrellitas despertaron. El cielo, de un tono turquesa ya mostraba un fondo de terciopelo alfombrado y los parpadeos de miles de estrellas nos hacian guiños coomplices.

¿Sabes que un dia tu y yo estaremos ahi?- te dije - me lo dijo el abuelo. Un dia, todos hemos de subir al cielo y alli estoy seguro que nos esperan miles de amigos y amigas que ya subieron y andan jugando y brillando. Puede que antes tambien estuvieramos, digo antes de nacer y no nos acordamos, pero yo si lo pienso Patricia, sobre todo cuando te veo reir o simplemente me sonries, sé que brillas y que eres una estrellita hermosa. Ojala , ojala pudiera hacerte sonreir de nuevo, lo digo de corazón.

Y como Dios todo lo oye, esa noche, dió permiso a las estrellitas para hacer un alto en sus obligaciones y acompañar a una niña triste y a su amigo. Sin darnos cuenta, montoncitos de arena fueron tomando primero formita de luz y la plallita se llenó de lucecitas. Una voz alegre nos llamó : ¡Patricia, Pedro, venid! ... dos, tres, diez , treinta niños y niñas estaban en lal plalla saltando y jugando. No hay nada que decir, somos niños y no hacen falta presentaciones.

Fueron horas llenas de risas, de juegos y morradas en la arena que te hacian soltar carcajas y que llenaban nuestros corazones de esa luz que siempre estuvo ahi. Se construyeron castillos de arena e hicimos cadenas de caracolas, jugamos a princesas y dragones y la Luna, sonriente nos hizo burla y nosotros a ella.

Cansados, nos sentamos todos en la arena, sonrientes y respirando fuerte, pero con una alegria inmensa dentro, bien dentro. Me miraste y apretaste fuerte mi manita, no hacen falta palabras. Dijiste gracias y las lucecitas volvieron al cielo y no. Quiero decir que algo de esa luz quedó o quizas renació bien adentro nuestro. Siempre estará ahi. Las risas siempre estaran. El cariño siempre estará y tu mano en mi mano, siempre estará.

A lo lejos, una sombra, llamandote, es tu papa, preocupado por las horas que son. Sea lo que sea, ya pasó. Sonries y con un alegre hasta mañana sales corriendo mandandome un besito con la mano.

Quedo en la arena, y miro a las estrellitas. Todas brillan con más luz todavia. Les mando un beso y les pido que te acompañen siempre y ... no lo dudes, lo harán, me lo prometieron ese dia, en la plallita, donde jugamos como niños.

2 comentarios:

zoi dijo...

Es precioso Pedro, lleno de sensibilidad. ¡¡

Mar dijo...

Precioso!!! y como las casualidades no existen Silvia nos envio un email en comun a los dos con un enlace de tu web, me dio por entrar en tu blog y me encuentro con que ya te conozco jajaja.

Yo soy de Alicante pero vivo en Málaga. Maestra de Reiki Radial Del Corazón de Silvia.

Cuidamela mucho tu que la tienes cerca que es un cielo y la echo mucho de menos.

Besitossssssssss